árbol Pino, tipo de arbol el pino, pino albar pino silvestre, pino bravo.
Riego y abono, trasplante, poda alambrado, enfermedades y parásitos....

Pino albar (Pinus sylvestris L)          

Otros nombres:

pino silvestre, pino rojo, pino de Valsaín, pi roig, lergorria, pinu gorria, piñeiro silvestre, pino bravo.

Diríamos que es el "género de bonsai" por excelencia. De hecho, cualquier persona se imagina un pino cuando hablamos de bonsai.

Más allá de esto, sin duda, es uno de los géneros más conocidos y apreciados por los aficionados al bonsai debido a su belleza, longevidad y por ser perennifolio, lo que nos permite disfrutar del color verde de su copa durante todo el año y durante toda una vida.

El género Pinus pertenece a la familia de las Pináceas  y está compuesto por unas 80 especies, la mayoría en el hemisferio norte.

En esta ocasión nos vamos a centrar exclusivamente en el pino albar (Pinus sylvestris L), por ser una de las especies de pino más adecuadas para cultivo como bonsai en Europa.  (En sucesivos números de Infobonsai tendremos ocasión de hablar de otras especies de este género).

Linneo le denominó silvestre (sylvestris) por un pino que crecía de forma natural en su país.

Se extiende desde Asia hasta España y el círculo polar, lo que ha provocado la existencia de una gran cantidad de variedades en función de la zona geográfica.

Como ya hemos dicho, el pino albar es un árbol perennifolio, de corteza con escamas de color gris pardusco en la base y láminas, que se desprenden, de color pardo rojizo o anaranjado en la parte superior del tronco.

Sus hojas, denominadas acículas, son rígidas y de color verde azulado, de un tamaño de 3 a 10 cm. y que nacen agrupadas de dos en dos. Florece a mediados/finales de la primavera y sus piñas maduran durante el otoño del año siguiente.

Su hábitat natural son las montañas, soportando las heladas y cualquier tipo de suelo, pero con un cierto grado de humedad, ya que no aguanta bien la sequía. Puede alcanzar más de 35 metros de altura.

Situación

Situación exterior a pleno sol, controlando adecuadamente el riego, ya que así conseguiremos un crecimiento sano, con una ramificación mucho mayor y frondosa.

Riego y abono:

En general, los pinos viven en suelos pobres y secos. Aparentemente, esto podría hacernos suponer que necesitan poca agua, pero hay que tener en cuenta que éstos tienen raíces muy profundas que pueden alcanzar capas de tierra muy ricas en agua. Es decir, aunque los pinos vivan en terrenos secos, esto no significa que no necesiten agua y, por tanto, por el hecho de que nuestro bonsai sea un pino no debemos descuidar su riego.

Los riegos deben ser a fondo cuando la superficie de la tierra comienza a secarse y evitando tanto el encharcamiento permanente de la tierra como dejarla totalmente seca.

Abonar con frecuencia con un abono orgánico de calidad, especialmente durante la época de crecimiento vigoroso y otoño; y reducir el abono en las épocas en las que detiene su crecimiento (invierno y épocas de máximo calor). Nunca debemos abonar un árbol trasplantado, hay que esperar a que brote.

Trasplante:

Cada 3 o 5 años durante el comienzo de la primavera o en verano.

Durante el trasplante conviene sacar bien cualquier parte de raíces podridas y eliminar bien toda la tierra vieja, así como evitar que se sequen las raíces en contacto con el aire.

Una buena mezcla para el pino albar podría ser: 50% de arena gruesa o material equivalente (tierra volcánica, etc.), 10% de turba y 40% de mantillo.

Poda:

Las podas fuertes de raíces deben realizarse en el momento de los primeros trasplantes, con una poda equivalente de ramas.

La época más adecuada para realizar la poda de ramas es durante la primavera y ésta se realizará acortando de 1/3 a 2/3 la longitud de la rama.

La poda es una técnica que se emplea para modelar su estilo, tan sólo hay que dejar crecer sus ramas y podar en función de la dirección deseada (izquierda, derecha, arriba o abajo).

Si pinzamos cada 2 años, conseguiremos ejemplares compactos y hojas más pequeñas. También podremos eliminar todos los brotes nuevos de la primavera en los ejemplares sanos, con objeto de conservar su estilo.

En algunas ocasiones, cuando las hojas son muy grandes podemos recurrir al recortado de las mismas hasta el tamaño deseado.

Alambrado:

La colocación de ramas mediante el alambrado debe realizarse durante la época de reposo (otoño-invierno) y sólo en los árboles sanos.

Un árbol con aspecto de "madeja de alambre", por el exceso de éste, pierde todo el aspecto de vivo y no es un mejor ejemplar como bonsai. Por favor, alambra lo justo y sólo cuando otras técnicas de modelado no puedan utilizarse o no hayan conseguido los efectos deseados.

Enfermedades y parásitos más comunes:

Aunque los pinos son árboles resistentes, las enfermedades y plagas más comunes son:

Hongos:

debido a un exceso de riego o humedad. Generalmente roya, podredumbre, hongos de cornisa, armilaria de color miel y cáncer de las coníferas (Ver enfermedades causadas por los hongos en Infobonsai nº 3 de mayo 2003)

Adélgido del pino:

insectos muy pequeños, de color negro que chupan la savia y viven ocultos bajo una especie de moho blanco que recuerda al de la cochinilla algodonosa.    

Pulgón de las coníferas:

que chupa la savia en sus ramas.

Polillas:

que ponen sus huevos en las yemas.

Orugas:

que tejen una red alrededor de las yemas, rompiendo, deformando o matando los nuevos brotes.

Hay que tener en cuenta que los pinos suelen perder las acículas cada 2 o 3 años de forma natural, durante el otoño, por tanto, no confundir este proceso con una enfermedad.

También hay que evitar confundir con una enfermedad el hongo que vive en simbiosis en sus raíces, de aspecto blanco y con un olor inconfundible y especial.

Por último recordar que los tratamientos deben ser específicos contra la plaga o enfermedad y constantes en el tiempo hasta eliminarla completamente.


Reproducción:

Es un árbol fácil de reproducir mediante semillas (piñones) en primavera. Los piñones maduran dentro de las piñas durante 2 años y conviene guardarlos en la nevera durante 3 semanas para facilitar su germinación.

También puede reproducirse mediante injertos al final del invierno/principio de la primavera, pero el grado de dificultad es elevado.

Curiosidades:

Sus yemas tiernas y resina se utilizan en medicina natural para curar enfermedades respiratorias, de la piel y como desinfectante. Además. su madera se explota comercialmente debido a su resistencia y facilidad para trabajarla.

Entre las ramas del pino albar crece el muérdago (Viscum album L), planta parcialmente parásita, ya que posee clorofila, muy venenosa que puede provocar la muerte. Los druidas la consideraban una planta sagrada y era utilizada en sus rituales.


» http://bonsaimania.com/bonsai_fichas/pinus_sylvestris.htm


Datos del Autor
Escribir al Autor
Agregar Comentario
Rankear este Aviso
Estadísticas

» pj


Tecnologia Rie.cl V2010