Aracnidos Clasificacion Ordenes Subordenes Artropodos Morfologia
Arañas, ácaros y escorpiones Anatomia...
LOS ARACNIDOS



Los artrópodos: generalidades/clasificación


Los artrópodos constituyen un grupo con un número de especies e individuos tal, que superan a todos los demás grupos del reino animal y vegetal juntos. Esto significa más de la mitad de todas las especies vivas conocidas, y cerca de un 80% de todas las especies animales. Se conocen alrededor de un millón de especies del tipo artrópodos. Ecológicamente, son animales que han conseguido un verdadero prodigio de adaptación. Se caracterizan por una amplísima variación morfológica y fisiológica; se han adaptado a todo tipo de alimentación y habitan cualquier ambiente.



Características generales...


Los artrópodos son invertebrados de simetría bilateral, con el cuerpo dividido en segmentos articulados (artejos) que les permiten cierta movilidad, y heterónomos (no autónomos, es decir, que su conducta está regida por normas externas).


Los artrópodos son un amplísimo grupo de animales caracterizados por poseer apéndices articulados y muy especializados.

Se caracterizan principalmente por poseer apéndices articulados (de ahí viene precisamente el nombre de artrópodo, o pata articulada), pero también por la existencia de una variadísima especialización de los apéndices; así, se distingue: exoesqueleto quitinoso, aparato digestivo completo, aparato circulatorio abierto, respiración por tráqueas o branquias foliáceas, músculos de acción rápida y estriados en su mayor parte, patas articuladas locomotoras, garras prensoras, ventosas, quelíceros (apéndices cefálicos o dientes venenosos), mandíbulas, etc. Los órganos sensoriales están bien desarrollados, consistentes en ojos, órganos auditivos o cerditas sensoriales, órganos de equilibrio y antenas táctiles


El tamaño medio de los artrópodos suele superar entre 5 o 6 cm., aunque algunas especies de cangrejos gigantes pueden alcanzar los 2 m., y por el contrario se encuentran los ácaros, que son de tamaño microscópico.

La organización segmentada del cuerpo de los artrópodos (metamérica), así como su esqueleto de quitina, son las claves del éxito de estos animales. La aparición de órganos sensitivos complejos, como los ojos compuestos, son un ejemplo de las capacidades que esas estructuras han posibilitado. La metamorfosis es típica en estos animales; cuando crecen no pueden hacerlo progresivamente debido a la quitina de que está constituido el exoesqueleto, por eso lo renuevan mediante la llamada muda o ecdisis. La morfología o estructura de los artrópodos cambia con el proceso de la metamorfosis (de ahí el nombre), que varían según el grupo de que se trate durante las fases larvarias, juveniles y adultas.

En el cuerpo de los artrópodos se distinguen generalmente tres regiones: cabeza, tórax y abdomen, pero en algunas especies, la cabeza y el tórax están fusionadas, por lo que se dividen entonces en: cefalotórax o prosoma y opistosoma. Una característica visible en el cuerpo de estos animales, son el número de segmentos en que están divididos el tórax y el abdomen, lo cual no ocurre con los de la cabeza.

El tubo digestivo está dividido en tres regiones: estomadeo, mesodeo y proctodeo. El estomadeo alberga la boca, faringe, esófago y estómago; el mesodeo es el intestino propiamente dicho, que presenta varias glándulas digestivas; el proctodeo es la porción terminal (ectodérmica) del tubo digestivo, finaliza en el llamado telson, una región que se encuentra al final del abdomen donde se halla el ano.

Los órganos especializados de la respiración suelen ser branquias y filobranquias en los de vida acuática, y sistemas traqueales y filobranquias en el caso de los de vida terrestre. Siempre presentan corazón, que forma parte de un sistema circulatorio abierto.

La excreción es realizada mediante dos sistemas de órganos, según se trate de artrópodos terrestre o acuáticos. En los terrestres, tales como insectos y arácnidos, se distinguen los llamados tubos de Malpighi, consistentes en unos órganos que desembocan al final del tubo digestivo; en los acuáticos, se distinguen varios órganos según el tipo de grupo de que se trate, que pueden ser glándulas verdes, glándulas coxales o glándulas renales, los cuales excretan desembocando en la base de los apéndices.

Se ha estimado que las hormonas endocrinas que segregan los artrópodos en sus glándulas encefálicas regulan determinados parámetros, tales como la reproducción, las fases de la metamorfosis y, en determinados grupos como los crustáceos, los pigmentos del caparazón que les permiten camuflarse o mimetizarse con los colores del entorno.

Los artrópodos son ovíparos u ovovivíparos; se reproducen generalmente mediante sexos separados y fecundación interna; también se manifiesta hermafroditismo, y ocasionalmente partenogénesis (huevos que desarrollan individuos hembra sin previa fecundación). En la metamorfosis posterior se presentan diferentes variantes según el grupo de que se trate.



Clasificación...



Los artrópodos se clasifican en tres grandes grupos: quelicerados (con apéndices cefálicos transformados en quelíceros); antenados o mandibulados (con antenas y apéndices masticadores); y trilobites (ya extinguidos)


Quelicerados


Los quelicerados son un subtipo de artrópodos que se caracterizan por poseer quelíceros (cada uno de sus apéndices cefálicos), pares pluriarticulados y con una función prensil (para asir o capturar). Se subdividen en las clases merostomas o xifosuros, pignogónidos o pantópodos, y aracnidos.

Xifosuros o merostomas...


Los xifosuros o mersostomas son una clase de artrópodos quelicerados acuáticos marinos y también de agua dulce, caracterizados por su respiración branquial, y vulgarmente conocidos como cangrejos cacerola. Su tamaño puede alcanzar los 60 cm. La mayoría se han extinguido y actualmente solo sobreviven cinco especies. Viven en los fondos, nadando o enterrados en la arena. Nadan con la zona ventral hacia arriba, utilizando los apéndices abdominales como propulsores.


Picnogónidos o pantópodos...



Los picnogónidos o pantópodos son una clase de artrópodos quelicerados exclusivamente marinos; son los llamadas vulgarmente arañas de mar. Están cubiertos de una superficie quitinosa que presenta sedas o espinas. Poseen cuatro pares de patas locomotoras con 8 artejos (cada una de las piezas articuladas de cada pata). La cabeza, que alberga dos ovígeros (apéndices cefálicos) utilizados para retener los huevos, se prolonga en una trompa o probóscide. El tronco consta de 4 a 6 segmentos, y posee un abdomen muy reducido. Son carnívoros; se alimentan de celenterados, briozoos, etc. Se distinguen los géneros Nymphon y Pycnogonum.



Arácnidos...



En el grupo de los miriápodos se integran los vulgarmente llamados ciempiés.


Mandibulados o antenados...


Los mandibulados o antenados son un subtipo de artrópodos quelicerados, llamados así por poseer antenas, apéndices masticadores y ojos laterales. Se distinguen las clases crustáceos, tales como los cangrejos, gambas, percebes, etc., caracterizados por su respiración branquial; insectos, caracterizados por su respiración traqueal y presencia de tres pares de patas; y el grupo denominado miriápodos, llamados así por presentar numerosos pares de patas (ejemplo de los conocidos vulgarmente como ciempiés), también de respiración traqueal, y que engloban las clases: Sínfilos, Paurópodos, Diplópodos y Quilópodos


Arácnidos

Los arácnidos (arañas, ácaros y escorpiones), son un grupo de artrópodos de vida terrestre, carnívoros y depredadores en su mayoría, que aparecieron a principios del periodo Cámbrico, probablemente los primeros en vivir en tierra firme, y que evolucionaron de forma muy compleja. Algunos que alcanzaron más de 2 metros de longitud se extinguieron en el periodo Pérmico.



Los arácnidos son un grupo de artrópodos con origen en el Cámbrico, probablemente los primeros en vivir en tierra firme, y que evolucionaron de forma muy compleja.


Características generales...



Los arácnidos se caracterizan por su respiración traqueal (filotráqueas), cuerpo dividido en dos regiones: cefalotórax o prosoma, y abdomen u opistosoma, y la presencia de apéndices torácicos articulados: un par de apéndices llamados quelíceros en forma de pinza o garfio, con funciones prensiles con objeto de inmovilizar e inyectar veneno; un par de apéndices maxilares llamados pedipalpos con una función fundamentalmente masticadora, pero que pueden adoptar otras formas y funciones (táctiles, prensiles...) según el grupo de que se trate; y cuatro pares de patas con funciones locomotoras en general, pero que en otros grupos pueden también adoptar variadas formas o servir para excavar, nadar, tejer la seda, etc.

El abdomen puede no presentar segmentación, como en las arañas y ácaros, o sí , como sucede en los escorpiones, en que se distingue una parte ancha llamada preabdomen con 7 segmentos, y otra más estrecha llamada postabdomen con 6 segmentos, éste último finalizado en una uña venenosa o telson. Los arácnidos no poseen órganos masticadores. El sistema nerviosos es ventral y ganglionar. El sistema circulatorio se ubica en la posición dorsal.

Aunque la mayoría de los arácnidos son carnívoros, existen algunos fitófagos, y también adaptados a la vida parásita, como los ácaros. Manifiestan dimorfismo sexual y sexos separados. La reproducción es ovípara y, en general, sin metamorfosis.


Clasificación...



Los arácnidos están distribuidos por toda la Tierra. Se conocen alrededor de unas 30.000 especies que se clasifican en 10 órdenes (los más conocidos son las arañas, escorpiones, opiliones y ácaros); destacan los siguientes órdenes:


Araneidos...



Comúnmente conocidos como arañas. Constituyen el grupo más numeroso de los arácnidos, adaptados a todos los ambientes y medios, incluido el acuático: Existen especies errantes y sedentarias.



Anatomía interna de una araña



Los Araneidos se caracterizan por tener el cefalotórax y el abdomen marcadamente divididos, éste último con aspecto globoso y sin segmentar. En su extremo presentan las hileras, unos apéndices que fabrican hilos de seda que segregan de unas glándulas internas llamadas sericígenas. Los quelíceros, que tienen forma de uña y se articulan como una navaja, poseen también una glándula que segrega un veneno que paraliza a las presas. En algunas especies los pedipalpos tienen protuberancias masticadoras; en los machos se distinguen pedipalpos provistos de un órgano que permite la copulación. Los demás apéndices son locomotores, dos de ellos dispuestos hacia adelante y los dos últimos hacia atrás.


Son depredadores, cazan presas vivas al acecho en tierra o sobre las redes que tejen. Se reproducen por fecundación interna; después de la cópula la hembra suele intentar devorar al macho. El desarrollo de los huevos pasa por diferentes fases sin metamorfosis hasta el estado adulto. Se dividen en tres subórdenes: Listiomorfos, distribuidos por el sudeste asiático; Migalomorfos, de distribución tropical, y Aracnomorfos, de distribución cosmopolita. El género mygale (migala o migale) es un ejemplo de araneidos propios de América tropical; el género Argyronetta es un ejemplo de araneidos que construyen telas subacuáticas acampanadas.


Ácaros...


Los ácaros son arácnidos de tamaño microscópico y forma variable, carentes de segmentación, con el cefalotórax y abdomen fusionados. Existen ácaros en todos los medios, tanto marinos como terrestres o dulceacuícolas; muchos de ellos son parásitos externos de vegetales y animales (como las garrapatas y el arador de la sarna). Sus quelíceros poseen uñas muy potentes que permiten perforar la epidermis de sus víctimas; cuando absorben los líquidos su abdomen (que es esferoidal) aumenta de tamaño. Ejemplo de ácaros parásitos son el Acarus sirio, que produce la sarna; Demodex foliculorum, que habitan en las glándulas sebáceas de la piel; y el Tetranychus telarius, parásito de los vegetales. e distinguen los géneros Ornahodona, Demodex, Tetranychus


Opiliones o Falángidos...


Llamados también cardadores, lo Opiliones o Falángidos son arácnidos de cuerpo pequeño, carnívoros o detritívoros, y que precisan zonas húmedas para vivir y desarrollarse. Son cosmopolitas, salvo en las regiones polares. Recuerdan a las arañas, pero las patas son más finas, flexibles y largas, y sin estrechamiento entre el abdomen y el cefalotórax como sucede en aquéllas (están soldados). Tienen pedipalpos de constitución variable (cortos y delicados o grandes y espinosos). No poseen glándulas sericígenas (para fabricar la seda) ni venenosas. Es destacable sus características autotómicas, por la cual son capaces de mutilarse voluntariamente una pata y desprenderse de ella; algunos animales utilizan este fenómeno como medio de defensa. Se distinguen los géneros Opilio y Phalangium.


Escorpiónidos...


Morfología externa del escorpión.

También llamados alacranes, los escorpiones se caracterizan porque los quelíceros (grandes y con funciones prensiles) y pedipalpos tienen forma de pinza. El cuerpo está dividido en cefalotórax o prosoma, con cuatro pares de patas y un par de quelíceros; y un abdomen u opistosoma a su vez dividido en: preabdomen o mesosoma, y postabdomen o metasoma; el último segmento del metasoma finaliza en un aguijón potente y venenoso, con el que inyecta a sus víctimas.


Seudoescorpiones...



Los Seudoescorpiones son un orden de arácnidos de pequeña talla; el aspecto general es el de pequeños escorpiones sin cola. Son gregarios y cada individuo defiende su territorio. Tienen el cuerpo dividido en cefalotórax o prosoma, que está cubierto por un caparazón, y abdomen u opistosoma, constituido por doce pares de segmentos. Disponen de uno o dos pares de ojos sésiles y laterales en el cefalotórax, y seis pares de apéndices en el abdomen.

Los quelíceros están situados horizontalmente hacia adelante en el extremo anterior; los dos artejos que presenta están dispuestos a modo de pinza, e incluyen órganos con diversas funciones, tales como peines tejedores, pelos sensoriales, etc. Los pedipalpos, que finalizan en pinza y están muy desarrollados, poseen pelos sensitivos para detectar vibraciones y localizar presas, y llevan asociadas una glándula venenosa. Los apéndices locomotores (4 pares de patas) finalizan en dos uñas con un órgano adhesivo en el centro (el arolio), lo cual les permite ascender sin dificultad por paredes lisas. Generalmente viven en las grietas de las rocas, entre el musgo, hojarasca o corteza de los árboles, pero existen algunas especies que se han adaptado a vivir en los nidos de aves o mamíferos, colmenas, etc. Las crías nacen en el interior de la madre. A este orden pertenecen los géneros Chelifer y Cheiridium.


Palpígrados...


Los Palpígrados son un orden de arácnidos diminutos, carentes de ojos, de cuerpo blanquecino y casi traslúcido, alargados, segmentados y con un largo flagelo terminal que está formado por muchos artejos. Por debajo de los quelíceros se sitúa la boca, las patas locomotoras y los pedipalpos son semejantes. En muchas especies se desconoce la existencia de órganos respiratorios, y en otras se distingue lo que podrían ser sacos pulmonares. Viven enterrados bajo las piedras o en cuevas en ambientes más bien húmedos. Se distribuyen muy extensamente. Ejemplo de género Koenemia.


Solífugos...


Los Solífugos son un orden de arácnidos de hábitos nocturnos, de distribución típica en regiones africanas. Presentan el cefalotórax y abdomen unidos directamente el uno con el otro, y segmentados. Los segmentos del cefalotórax (prosoma) son libres, el abdomen (opistosoma) está constituido por segmentos en forma ovalada. Los quelíceros son muy desarrollados y terminados en pinza. Los pedipalpos son largos y fuertes. Poseen cuatro pares de patas, de los cuales el primero es táctil. Apenas presentan dimorfismo sexual. Pertenecen a este orden los géneros Galeodes, Solpuga y Gluvia.


Uropigios...



Los Uropigios son un orden de arácnidos de hábitos nocturnos y lucífugos. Pesentan el cefalotórax más largo que ancho, y el abdomen constituido por doce segmentos, de los cuales los tres últimos están reducidos en forma de postabdomen; éste continúa en un largo flagelo pluriarticulado, o en un corto apéndice. Poseen cuatro pares de patas, de los cuales el primero tiene una función táctil. Aunque no poseen glándulas venenosas, si se distinguen otras con funciones defensivas que desembocan en la porción anal. Viven en las regiones de África y Asia.


» http://natureduca.iespana.es/zoo_inverteb_aracnidos.htm


Datos del Autor
Escribir al Autor
Agregar Comentario
Rankear este Aviso
Estadísticas

» kolmar


Tecnologia Rie.cl V2010