Dinosaurios y Prehistoria en La Rioja Huellas su formacion Via Cretacica
El Dinosaurio y sus Especies mas comunes fisonomia Fosiles...
La Prehistoria en La Rioja y Los Dinosaurios


El poblamiento humano en el Valle del Ebro, data de miles de años. Culturas desaparecidas y soterradas cuyos vestigios nos hablan de su vida y costumbres.

Los hombres de la Primera Edad de Piedra (Paleolítico) vivían en cuevas y crearon utensilios para cazar. En los yacimientos riojanos (Badarán - Villar de Torre) se han hallado hachas de mano de silex y puntas de flecha.

En el Neolítico el descubrimiento de la agricultura provoca la sedenterización del hombre y los primeros asentamientos habitados. Los primeros agricultores y pastores desarrollaron la cerámica de la que tenemos buenos ejemplos en los yacimientos de Nalda, Agoncillo y Viguera con ejemplos con decoración lisa o campaniforme.

En esta época se realizan prácticas funerarias que dan lugar a monumentos megalíticos con los dos dólmenes de Peña Guerra (Nalda), el de la Unión , Clavijo, etc...

El siguiente paso del hombre dio lugar a la Edad de los Metales que en La Rioja se manifiesta en restos del Bronce Final (Cueva Lóbrega de Torrecilla en Cameros, etc...). Así mismo existen restos de la Cultura del hierro, tanto armas como efectos decorativos.

En la 2 Edad del Hierro La Rioja es habitada por pueblos tribales:

Los Berones, de cuya cultura nos quedan restos en el Monte Cantabria, San Miguel de Arnedo, Libia (Herramélluri), Castrum Bilibium (Haro), Tricio y Varea, los Vascones establecidos en Calagurris e Ilurcis-Graccurris (Alfaro) y los Pelendones, míticos habitantes de Contrebía-Leukade.

Contrebia-Leukade constituye uno de los mejores ejemplos de urbanismo celtíbero de la península. Fue una plaza inexpugnable que resistió más de cien años los ataques romanos. Entre sus restos destacan su sistema defensivo compuesto por foso y murallas y el sistema de abastecimiento, diseñado con canales y pozos para soportar asedios.


Los primeros milenios de vida de nuestro planeta nos resultan tan apasionantes como desconocidos. Si el visitante pudiese viajar atrás en el tiempo descubriría que en La Rioja, durante el periodo Cretácico, era una tierra poblada de dinosaurios. Una región cubierta por bosques de árboles ignatos, húmedos e impenetrables, tierras, cielos y aguas colonizadas por especies animales increíbles de las que hoy nos quedan sus huellas labradas en la roca. Huellas de todos los tamaños, de diferentes espacios, rastros y fósiles, todo ello lo podrá ver el viajero en La Rioja, permitiéndole acercarse a un mundo desaparecido y desconocido,....un mundo apasionante

La primera huella de dinosaurio de la que se tiene noticia fue descubierta en 1802 por un granjero llamado Pliny Moody en Massachussetts. Este hallazgo pasó inadvertido hasta mucho tiempo después, achacándose en ese momento su origen a aves gigantes.

El primer descubrimiento fechado en Europa corresponde a 1828 en Escocia. Pero el padre del estudio de las icnitas es sin duda alguna Edward Hitchcock, que en 1836 publica el primer estudio sobre las huellas fósiles, aunque sin ser capaz de precisar su auténtico origen, continuando con la teoría de las aves.

En Europa existía la polémica sobre unas icnitas de Chirotherium cuyo primer hallazgo data de 1834. Al ser una huella pentadáctilia (de cinco dedos) se postularon diferentes teorías sobre su origen como realizadas por un oso o un simio gigante. En 1874 estas huellas son atribuidas a un dinosaurio, aunque es Soergel el que da el avance definitivo en el año 1925 dando solución definitiva al problema.

En España los descubrimientos de icnitas comienzan a finales del siglo XIX, aunque hay que esperar hasta el año 1971 para encontrar el primer trabajo de icnitas específicas de dinosaurios.

Nuestro país cuenta con diversos yacimientos de interés entre los que podemos citar, además de los riojanos, los situados en Guadalajara, Asturias, Cantabria, Castellón, Soria y Burgos.

Además de este conocimiento científico, la imaginación popular ha dado origen a diferentes leyendas o historias. Estas huellas, conocidas de antiguo por pastores y habitantes de las zonas han sido atribuidas a diferentes causas. Así en La Rioja se atribuyen a pisadas del caballo del Apóstol Santiago o a huellas de gigantesco león que asociaba la comarca.

Gracias a unas especiales características geológicas podemos contemplar innumerables icnitas, nombre técnico con el que se conocen las pisadas fósiles de los dinosaurios, que nos presentan en La Rioja uno de los yacimientos más interesantes de Europa y del mundo.


Las Huellas de Dinosaurio

Las huellas conservadas en nuestra Comunidad datan del Cretácico, período geológico posterior al Jurásico y momento del inicio de los movimientos de los continentes. Es un período de clima benigno y húmedo que reunía las características necesarias para la vida de los dinosaurios.

En aquella época, hace 120 millones de años, nuestra Comunidad presentaba un aspecto muy diferente al actual con abundantes zonas pantanosas y densa vegetación, conformando el hábitat ideal para el desarrollo de estos animales.
Así una extensa zona que ocupa la cuenca alta del río Cidacos, del río Linares y del río Alhama y parte de la cuenca media del Leza nos brinda hoy la posibilidad de esta aventura de pasado.

Podemos además observar otra gran variedad de fósiles de diversa procedencia. Es frecuente encontrar huellas de gusanos, gran número de bivalvos fósiles o gasterópodos con forma de caracola.

Es posible contemplar fósiles de plantas: raíces, troncos de árboles y algunas hojas y algas.

Todavía nos quedan las marcas fosilizadas del comportamiento del barro. Por ejemplo es fácil encontrar rizaduras de oleaje fosilizadas, idénticas a las que podemos contemplar en los fondos arenosos de los cursos de agua. Visibles son las marcas de la desecación del terreno o de los deslizamientos del barro debido a terremotos.


Como se forman las Huellas

Los dinosaurios habitaron las tierras de La Rioja hace aproximadamente 120 millones de años. ¿Cómo es posible que aún hoy podamos observar sus huellas? Todos hemos tenido la experiencia de pasear por la orilla del mar y ver como las pisadas que vamos marcando desaparecen con la llegada de una nueva ola. Entonces ¿por qué algunas de las marcas dejadas por los dinosaurios son observables aún hoy?

Imaginemos uno de estos animales caminando por un terreno fangoso, su peso iría marcando el rastro Muchas de ellas desaparecerían por efecto del agua o por la acumulación de un barro del mismo tipo. En otras, el barro al ir secándose se endurece ligeramente, haciéndose más resistente a los agentes erosivos y con el tiempo, esta huella será cubierta por una nueva capa de sedimentos.

Con el paso del tiempo estos diferentes tipos de tierras se transforman en diferentes clases de rocas dando así origen a la huella fósil.

Después la erosión o los movimientos geológicos irán haciendo aparecer cada uno de los estratos. Si el material donde el animal marcó su huella es más duro que el de relleno veremos las pisadas hundidas, de manera similar a las que dejamos al caminar. Pero si sucede lo contrario el estrato de cubrición puede mostrando una imagen negativa.

No obstante, este proceso no es ni sencillo ni frecuente. Así los yacimientos de La Rioja nos muestran un conjunto de excepcional interés por la calidad y cantidad de hallazgo.


Como se estudian las huellas

Las icnitas aportan a los científicos información en dos líneas diferentes. La primera proporciona diversos datos sobre la anatomía de los dinosaurios, completando así la información obtenida gracias a los restos óseos encontrados. La segunda, y quizá más interesante por ser el único elemento de estudio en este sentido que disponemos en la actualidad, nos brinda la oportunidad de conocer algunos aspectos de la actividad y el comportamiento de estos animales.

Lo primero que se realiza es observar su forma. Las huellas tridáctilas (de 3 dedos), las más corrientes, corresponden generalmente a dinosaurios bípedos (que caminan sobre dos patas). Son de muy variados tamaños y pertenecen a dos grupos de dinosaurios diferentes: los ornitópodos, hervíboros y los saurópodos, carnívoros.

Las huellas redondeadas, de cinco dedos que a veces se pueden observar, pertenecen a saurópodos cuadrúpedos herbívoros en ocasiones de gran tamaño. Las marcas de las patas delanteras o manos suele ser de menor tamaño.
Por su tamaño y profundidad se puede calcular con cierta aproximación el tamaño del animal correspondiente.

Otro tema de estudio por parte de los paleontólogos es el rastro del que se estudian diferentes parámetros. Así la zancada, que es la distancia existente entre dos icnitas consecutivas producidas por el mismo pie que nos proporciona importantes datos sobre la velocidad de marcha.

Otro dato muy utilizado en el estudio de las icnitas es el ángulo de paso, que es el formado por tres icnitas consecutivas, y que nos orienta sobre la forma de avanzar.

La relación entre ambos datos nos indica si el animal caminaba a su paso o corría.


La vía Cretácica

Las tierras rojizas o grises de La Rioja Baja y el Camero Viejo conservan la herencia pétrea que los milenios le han otorgado. El conjunto de fósiles conservado (unos 10.000 vestigios) hacen de La Rioja un lugar privilegiado para conocer la vida de la Prehistoria.

El recorrido a través de los distintos yacimientos transportará al viajero a épocas remotas, cuando la Tierra era dominada por los dinosaurios .

Un buen lugar para comenzar el recorrido es Soto en Cameros, bello pueblo situado en el corazón del Camero Viejo donde tenemos dos yacimientos (Soto 1 y Soto 2) con más de 50 huellas de dinosaurios. Los campos de icnitas están perfectamente señalizados y los alrededores cuentan con caminos que permiten al viajero gratificantes paseos por los montes admirando un paisaje abrupto y salvaje. Siguiendo la Ruta nos adentramos en el Valle del Cidacos.

Montes áridos y pardos dan la bienvenida al visitante quien en el término de Munilla, encuentra dos importantes yacimientos: el de Peñaportillo, con el curioso rastro de la cola de un Dinosaurio.

El otro yacimiento es conocido como el Barranco de la Canal y su interés radica en conservar el rastro de huellas más largo encontrado en La Rioja.

Seguimos camino de Arnedillo entre atractivos paisajes jalonados de pequeñas ermitas depositarias de una amplia tradición arquitectónica y religiosa.

En esta localidad el descanso se hace saludable en su balneario, de reconocida fama desde hace siglos; alrededor del mismo, el visitante encuentra una reconfortante oferta hotelera y de restauración que le hará grata la visita.


Huellas de dinosaurios terópodos

-En el yacimiento de Arnedillo se pueden observar icnitas de interés en un entorno magnífico.

El viajero sigue la Vía Cretácica hasta Préjano, pueblo de antiguo esplendor y alrededores mineros donde se encuentran dos interesantes yacimientos; en el Valdete encontramos una pista que conserva fosilizada la cojera de un dinosaurio. En el yacimiento de Valdemurillo el visitante se imagina ante un gigantesco dinosaurio cuadrúpedo, inmensa mole de cuello estirado, al contemplar sus huellas conservadas en la piedra .

-Desde Préjano sale un camino a Peña Isasa, techo de La Rioja Baja, desde donde disfrutamos de unas vistas impresionantes y otra vía que nos lleva a Enciso, último pueblo regado por el Cidacos y que cuenta con una historia antiquísima. En esta localidad hallamos la mayor concentración de yacimientos. Se puede decir que Enciso es el centro de la Ruta de los Dinosaurios.


El paisaje de La Rioja que envuelve la Ruta de los Dinosaurios es áspero y atractivo a la vez

-En el yacimiento de La Senoba encontramos el rastro de una manada de feroces dinosaurios carnívoros. El viajero es posible que sienta temblar el suelo bajo sus pies imaginando un seísmo cretácico al observar las marcas fósiles de un terremoto en el yacimiento de la Virgen del Campo. En el mismo término de Enciso encontramos el yacimiento de Valdecevillo, uno de los más espectaculares de La Rioja tanto por la grandiosidad del paisaje como por la calidad de las huellas, entre las que se encuentran icnitas de un grupo familiar.

-Otros yacimientos de Enciso son Poyales (huellas de pies palmeados), Navalsaz (huellas de 75 cm) y la Cuesta de Andorra.

-El siguiente punto de nuestra ruta es Cornago pudiendo llegar el viajero a través de carretera o por senderos señalizados admirando el paisaje. El yacimiento de Los Cayos es el más importante de La Rioja encontrándonos con huellas de grandes dinosaurios carnívoros que viendo su tamaño nos permite adivinar el aterrador aspecto de estos animales. Existen varios cientos de huellas de diferentes especies de dinosaurios.

Adentrándonos en el corazón del Valle del Alhama-Linares, el viajero llega a Igea donde encontramos un curioso tronco fósil de conífera.

-Yacimiento de la Cuesta de Andorra

Arbol fósil. Igea
En el mismo pueblo está el yacimiento de la Era del Peladillo que conserva huellas de un dinosaurio nunca hallado en otro lugar que ha adoptado el nombre de la localidad: el Hadrosaurichnoides Igeensis.

-La Ruta de los Dinosaurios concluye en Inestrillas.

-El yacimiento de la Ermita de la Virgen del Prado es el más antiguo de La Rioja.

La vía Cretácica además de evocar la existencia de criaturas desaparecidas es una forma de conocer La Rioja más agreste y recóndita plena de paisajes y leyendas como la que atribuía las huellas al caballo del Apóstol Santiago o a un león que asolaba la comarca en tiempos pretéritos.


Así eran los dinosaurios

Un Ouranosaurus aplaca su hambre comiendo las hojas bajas de un árbol mientras vigila cauto, la presencia de algún dinosaurio carnívoro de afilados dientes.

Esta escena era habitual en nuestra zona hace 120 millones de años. La vida y costumbres de estos enigmáticos seres se nos ha da a conocer mediante el estudio de las icnitas, la forma de las huellas, su número de dedos, el tamaño o su profundidad. La separación entre las pisadas de un rastro nos informan sobre si el animal andaba o corría, su forma de avanzar, etc...

En los yacimientos riojanos además de grandes animales encontramos una gran variedad de fósiles; gusanos, bivalvos o gasterópodos en el reino animal, plantas, raíces o troncos de origen vegetal y curiosos restos petreos que denotan movimientos de oleajes o terremotos.


La palabra dinosaurio procede del griego (dinos que significa terrible y saurio lagarto) abarcando dos ordenes de animales diferentes: los Saurópodos y los Ornitápodos que daban lugar a multitud de especies cada una de ellas adaptada a un hábitat.


Especies de Dinosaurio más usuales

-DEINONICHUS

Significado de la palabra: Terrible garra y manos enfrentadas.

Tamaño: 3 ó 4 metros de longitud y 1.5 metros de altura.

Peso: Entre 70 y 80 kilos.

Edad: 120 millones de años.

Este terópodo (dinosaurio carnívoro) de la familia de los dromeosauridos era un cazador ágil y activo.Sus zarpas contaban con dos dedos de apoyo y uno en forma de garra que era su arma mortífera, las patas delanteras le servían para coger y sujetar sus presas.


-OURANOSAURUS

Significado de la palabra: Saurio monitor.

Tamaño: 7 metros de longitud.

Edad: 120 millones de años.

Pertenece al suborden de los ornitópodos (dinosaurios herbívoros bípedos) familia de los iguanodóntidos.

Lo caracteriza su estructura ósea sobre la espalda, que podía sostener una joroba o tratarse de la base de una cresta que ayudaba a su termorregulación.

De extremidades grandes diseñadas para andar no muy deprisa. Su cráneo largo y aplastado terminaba en una especie de pico de pato.


PSITACOSAURUS

Significado de la palabra: Saurio loro.

Tamaño: 1.5 metros de altura.

Peso aproximado: 80 kilos.

Edad: 120 millones de años.

Del suborden de los ceratopsianos (dinosaurios herbívoros con cuerno) de la familia de los psitacosáuridos.

Su nombre le viene dado por el fuerte pico y la protuberancia de la parte posterior del cráneo que asemeja a la cabeza de un loro.

Sus crías, de las que se han localizado fósiles en Mongolia, medían 25 centímetros.


IGUANODON

Significado de la palabra: Dientes de iguana.

Tamaño: 9 metros de longitud y 5 de altura. Peso: 5 toneladas.

Edad: 120 millones de años. Alimentación:Herbívoro.

Es uno de los primeros dinosaurios identificados.

Las hipótesis sobre su morfología han ido cambiando a lo largo del tiempo, dudándose aún si caminaba sobre dos patas o era cuadrúpedo.Debía vivir en manadas, a la vista de los hallazgos de grupos de esqueletos encontrados.Es una de las especies más frecuentes en los yacimientos riojanos.


HYPSELOSAURUS

Significado de la palabra: Reptil de Cresta Alta.

Tamaño: 12 metros de longitud.

Peso: 13 toneladas.

Titanosaúrido de tamaño medio. Se han encontrado gran cantidad de huevos (medían 30 cm. de largo por 25cm. de alto) de este animal. Ha sido representado con pelvis alta, cabeza roma y cola alargada. Su piel estaba recubierta por pequeñas placas de armadura, algo desconocido en otros Saurópodos



» http://www.riojainternet.com/prehistoria/dinos.htm#anchor291665


Datos del Autor
Escribir al Autor
Agregar Comentario
Rankear este Aviso
Estadísticas

» lakolik


Tecnologia Rie.cl V2010