Perros en la Tercera Edad Canes ancianos Enfermedades frecuentes Vacunacion
La Vejez de los perros Enfermedaes geriatricas Prevencion ...
LA TERCERA EDAD EN LOS PERROS

A medida que nuestras mascotas crecen y se hacen mayores se producen, debido al tiempo, ciertas alteraciones en distintas partes del organismo que son progresivas y normalmente irreversibles.


Los datos que se desprenden de las distintas investigaciones indican que los animales de compañía sufren muchos cambios corporales a medida que transcurre el tiempo, sobre todo porque al hacerse menos activos incrementan su peso. Dado que su organismo apenas posee reservas sigue siendo imprescindible que su dieta sea equilibrada, si a esto se añade un programa preventivo adecuado, se puede retrasar la aparición de patologías, así como el aumento de la calidad de vida y la duración de ésta.


PROBLEMAS MÁS FRECUENTES

Hay ciertas lesiones que tienen especial incidencia en los animales que alcanzan cierta edad, éstas son la obesidad, las enfermedades relacionadas, por un lado, con el sistema renal y, por otro, con el cardiovascular.


-Obesidad

Un ejemplar es considerado obeso cuando su peso sobrepasa en un 15 por ciento el ideal para la raza, según la edad y el sexo. Tiene especial incidencia en los perros a partir de los seis-siete años de edad. La incidencia en Estados Unidos, por ejemplo, alcanza el 35 por ciento de los ejemplares. Una de las principales razones es que la mascota pierde masa muscular y disminuye su actividad cotidiana.


Afecta más a las hembras que a los machos hasta los doce años, a partir de esa edad afecta a los dos sexos por igual.

La obesidad consiste en un aumento del tejido graso sobre todo en la cavidad torácica y la cercana al esternón. Dado que este aumento de tejido vivo requiere un aumento en la oxigenación, el ritmo cardíaco se ve obligado a aumentar. A su vez, se acumula grasa en el corazón, lo que produce alteraciones en las válvulas, hipertensión sobre los vasos sanguíneos, lo que puede derivar en insuficiencias cardíacas de tipo congestivo, como edema de pulmón, ascitis, etc.

Para prevenir la obesidad lo mejor es disminuir el consumo de pienso y aumentar el gasto energético. Como reducir el aporte alimenticio hace correr ciertos riesgos a la salud general, lo mejor es proporcionarle un pienso especialmente formulado, que sea rico en fibra, pobre en grasa y con un aporte de calorías restringido.


-Riñón

El tejido renal pierde su funcionalidad con el tiempo, de modo que filtra menos, lo que produce una disminución de la capacidad de concentración, es decir, una orina más diluida. Esto a la larga produce insuficiencia renal, una alteración en el mantenimiento electrolítico del organismo. Esta circunstancia puede verse agravada si el animal toma medicamentos contra la artritis y la artrosis, relativamente frecuentes a edades avanzadas.

La dieta es importantísima, puesto que si es rica en fósforo, proteínas y sodio es más que probable que repercuta contra el sistema renal. Si el riñón no se encuentra en perfectas condiciones, elimina con dificultad el fósforo, lo que produce menor cantidad de vitamina D. En caso de que se produjera una desmineralización ósea, el calcio y el fósforo se acumularían en el riñón, lo que provocaría mayores problemas.

Su incidencia es entre el 60 y el 85 por ciento de los perros mayores de cinco años.


-Corazón

Entre un 10 y un 14 por ciento de los perros adultos se ven afectados por alguna enfermedad cardíaca. Cuanto mayor es la edad, mayor es la incidencia; por ejemplo, en ejemplares que superan los nueve años la incidencia es del 25 por ciento y de un 33 por ciento si la edad es superior a trece años.


Los síntomas de edad cardíaca son tos y dificultad respiratoria cuando su estado es muy avanzado, por ello se recomienda proceder a un chequeo anual una vez que el perro supera los siete años. Las válvulas del corazón pueden verse afectadas en caso de que haya mucho sarro en los dietes. Para prevenir las enfermedades cardíacas es esencial que la dieta sea pobre en sal.


-Según la raza

Aunque las características individuales tienen una gran importancia, hay ciertas razas que manifiestan una contrastada propensión a padecer obesidad; entre ellas están Labrador Retriever, Cocker, Cairn Terrier, Pastor Alemán y Beagle.


Prevención

Para evitar los problemas derivados de enfermedades renales lo mejor es proporcionar al perro una dieta equilibrada, baja en cloruro sódico (sal), proteínas y fósforo. Para asegurarse de que disfruta de buena salud renal nada mejor que comprobar diariamente que come con apetito, bebe agua en abundancia y orina sin dificultad.


Chequeo

La mejor manera de impedir que nuestro perro padezca cualquier tipo de enfermedad es adoptar medidas preventivas; para las que afectan al corazón lo mejor es realizar un chequeo anual en el que se contemple la auscultación cardíaca, radiografía de tórax, electrocardiograma y análisis completos de sangre, orina y líquidos extravasculares.


ENFERMEDADES GERIÁTRICAS

Las claves en el cuidado de un perro de más de siete años son prever o retrasar el inicio de alguna enfermedad, identificar posibles problemas existentes o factores de riesgo que facilitan la aparición de alguna lesión.


AL MENOR SÍNTOMA

Los avances en la veterinaria han demostrado que muchas de las lesiones que las mascotas paceden son devidas exclusivamente a la propia edad del animal y cuyo tratamiento apenas si da resultado. En cambio, otras muchas, aunque tengan una mayor incidencia en los canes que han cumplido cierta edad, se deben tratar cuanto antes, puesto que son perfectamente curables independientemente de la edad del perro.


Por eso, cuando un perro alcanza la edad de seis-ocho años es imprescindible la visita periódica al veterinario, si no frecuentemente sí al menos ante cualquier síntoma alarmante, puesto que es el más capacitado para determinar si este cambio es sólo una merma en la capacidad general del individuo o el síntoma de una enfermedad que requiera tratamiento.


TRASTORNOS MÁS FRECUENTES

Algunas facultades que disminuyen con la edad son el oído, la vista, el olfato...; a su vez, la mayoría de los perros ancianos padecen algún tipo de disfunción odontológica, como exceso de sarro, pérdida de alguna pieza dentaria, etc.


-Vista

Aunque la afección más frecuente y que produce ceguera es la aparición de cataratas (opacidad del cristalino) existen otras enfermedades de especial incidencia en perros ancianos, como papilomas o pequeñas verrugas en el borde de los párpados, quistes en las glándulas lagrimales, pigmentación corneal (su tratamiento tiene un elevado índice de éxito), glaucoma y desprendimiento de retina.


-Oído

El desgaste de las distintas partes del oído interno puede ser una de las causas de pérdida auditiva en los perros seniles. Normalmente se aprecia esta disminución porque no reacciona frente a sonidos fuertes, como un portazo o un silbido. Si la pérdida de la facultad auditiva tiene su origen en la inflamación del oído externo su tratamiento tiene un mejor pronóstico.


-Olfato

La pérdida del olfato se puede generar tras una infección de origen bacteriano, vírico o fúngico, así como por un traumatismo o la introducción de un cuerpo extraño. Su tratamiento suele tener un buen pronóstico dado que existe una causa subyacente.


-Gusto

La lesión más frecuente que afecta al sentido del gusto es la aparición de tumores de variada etiología, por lo que su tratamiento y pronóstico sólo puede determinarlos el veterinario. Como ejemplo, unas heridas en la lengua pueden reflejar estados avanzados de insuficiencia renal.


-Obesidad

El hecho de que la mayoría de los ejemplares considerados ancianos tiendan a la obesidad se debe a que en su mayoría siguen alimentándose como siempre a pesar de no realizar tanto ejercicio y perder masa muscular. Dado que esta enfermedad puede tener serios efectos en los sistemas cardíaco y óseo o influir en la aparición de diabetes mellitus, es imprescindible controlar la alimentación.


-Tumor mamario

Esta afección es la más frecuente dentro de todas las tumorales que afectan a las hembras sobre todo que tienen al menos ocho-nueve años, alcanza el 40 por ciento. La mitad de los tumores de mama son benignos y existen muy pocas probabilidades de padecimiento si la perra es esterilizada antes de tener su primer ciclo estral, aunque los estudios indican que la incidencia se mantiene muy baja en el caso de que se proceda a la esterilización entre el primer y el segundo celo.

Cuando el tumor mamario es maligno suele tratarse de carcinomas, cuya principal característica es que metastatizan el cuerpo del animal, sobre todo hacia el sistema linfático regional. Según el órgano hacia el que haya emigrado dará un tipo de síntoma u otro, puesto que el carcinoma en sí no altera la salud si no alcanza órganos funcionales.

La expectativa de vida canina oscila entre los ocho y los quince años; sin embargo se conoce el caso de un perro que llegó a cumplir veintinueve años.


PAUTAS DE VACUNACIÓN Y DESPARASITACIÓN

Uno de los aspectos más importantes en la salud de los perros es llevar a cabo un correcto proceso de vacunación y desparasitación, la mejor garantía de protección frente a multitud de enfermedades que pueden resultar mortales.


DESPARASITACIÓN


Antes de vacunar a un cachorro hay que asegurarse de que no tiene parásitos internos, que al alterar la salud del perro pueden ocasionar que las vacunas no alcancen la eficacia deseada. Para determinar qué tipo de parásito padece y administrar el antiparasitario adecuado hay que realizar un estudio de las heces.


PAUTA DE VACUNACIÓN


No todos los veterinarios practican las mismas pautas de vacunación; esto es debido a que no importa cuál sea sino que en un tiempo concreto el animal esté vacunado de todas las enfermedades para las que existe una vacuna contrastada. La que se describe a continuación es una de ellas.


La pauta de vacunación varía según la edad que tenga el cachorro cuando se administra la primera dosis. Si el cachorro tiene entre mes y medio y dos meses se empieza con la vacuna llamada «puppy», para continuar con la pauta general para cachorros a partir de los dos meses: vacunación y revacunación de parvovirus-coronavirus y de trivalente alternativamente; es decir, quince días después de administrar una vacuna de parvovirus-coronavirus se aplica la dosis de trivalente, tras otros quince días la segunda dosis de parvovirus-coronavirus, y transcurridos otros quince días más, la segunda dosis de trivalente.


La siguiente vacuna es la antirrábica, que se administra hacia los seis meses de edad.

Una vez administradas todas las dosis pertinentes el perro queda protegido durante un año, transcurrido el cual se aplica una vacuna polivalente.


LAS ENFERMEDADES

Como a lo largo de este coleccionable se van a tratar en profundidad las enfermedades más graves sobre las que se vacuna a la población canina, en esta ocasión sólo se va a realizar un somero análisis.


-La rabia está provocada por un virus muy peligroso tanto para perros como para seres humanos que se contagia mediante la mordedura de un animal enfermo a otro sano, que afecta al sistema nervioso y cuyo diagnóstico es muy complicado.


-El moquillo lo desencadena otro tipo de virus con una desarrolladísima capacidad de propagación y permanencia en el ambiente; afecta a los aparatos digestivo y respiratorio, pero sus cepas son tan variadas que los síntomas pueden ser incluso inexistentes.


-La parvovirosis y la coronavirosis también están causadas por sendos virus que afectan al aparato digesivo y que se transmiten directamente, es decir, por contacto cercano entre individuos, incluso a través de las manos del cuidador. Su período de actividad es muy prolongado en el tiempo.


LAS VACUNAS

Como hemos visto, existen diferentes tipos de vacunas para crear anticuerpos que protejan al individuo de determinadas enfermedades.

La primera que suele administrarse recibe el nombre de «puppy» y está compuesta de virus vivos atenuados y liofilizados de moquillo y parvovirus. Se emplean una o varias cepas de cada virus, según el fabricante, antenuadas para que no produzcan la enfermedad. Esta vacuna interfiere con los anticuerpos proporcionados por la madre a través de la leche al ser inoculada a edad muy temprana, por ello el perro debe ser revacunado en un período relativamente corto.


La vacuna contra parvovirus-coronavirus combina parvovirus vivo atenuado y coronavirus inactivado de modo que se consigue una buena inmunidad.


La vacuna trivalente (eficaz contra tres enfermedades) o tetravalente se compone de virus vivo atenuado del moquillo y hepatitis, o moquillo, hepatitis y parainfluenza.


La vacuna antirrábica se compone de virus inactivado y proporciona un período de inmunidad de un año.


La vacuna polivalente cubre todas las enfermedades contra las que se vacunó de cachorro.

» http://www.elmundodelperro.net/


Datos del Autor
Escribir al Autor
Agregar Comentario
Rankear este Aviso
Estadísticas

» lamartik


Tecnologia Rie.cl V2010