Los virus en los bebes primer estornudo catarro nariz taponada jarabe de fresa
Nariz taponada mas corriente sera catarro dure entre tres diez dias ...





Con la naricilla colorada y un puchero en la boca, el primer estornudo del bebé suele ser motivo de alarma en cualquier padre primerizo... y en el que no lo es. Nos parece que el niño es aún tan pequeño, que cualquier pequeño virus -incluido el de un inocente catarro- puede hacer estragos en su organismo.


Pero estamos equivocados: aunque lo disimule tan bien, el bebé es mucho más fuerte de lo que pensamos y saldrá de este pequeño bache aún más fortalecido. Entre los cuatro meses y los dos años, los niños tienen una gran facilidad para agarrar los catarros al vuelo, pero hacia los 2 ó 3 años, esta afición al estornudo remitirá sin ayuda. Sin embargo, para que todo quede en el olvido, debemos guardar ciertas precauciones en estos primeros catarros.


NARIZ TAPONADA

Lo más corriente será que el catarro dure entre 3 y 10 días y que le afecte a la nariz. Más que molestia, esto irritará al bebé, pues sentirá que al cerrar la boca no puede respirar, por lo que su primera reacción será de enfado. Pasada esta fase, puede que tosa un poco e, incluso, que tenga fiebre.
En principio, estos procesos no revisten importancia, pero si la fiebre o la congestión duran más de tres días, o le molesta el oído, debemos consultar al pediatra. Es posible que éste aconseje utilizar un humidificador en el cuarto, o administrar gotas para la nariz, pero sólo las usaremos bajo prescripción, y después de haber limpiado las fosas nasales del niño. Para ello, tendremos que inclinar su cabeza hacia atrás y mantenerle un minuto así tras ponerle las gotas.


JARABE DE FRESA

Tan sólo el médico puede determinar la necesidad de un medicamento para el bebé. Receta en mano, seguiremos al detalle las pautas y cantidades recomendadas. Para dárselo al bebé, podemos usar cuentagotas para verter el jarabe directamente en la garganta y evitar que lo escupa. También tiene buen resultado hacerlo sobre el lateral de la boca y apretar las mejillas del niño. Inmediatamente, le pondremos el chupete. Si queremos darle una aspirina infantil, la machacaremos y disolveremos antes en una cuchara.

Es habitual que el proceso catarral se acompañe de fiebre, pero lo que debe preocuparnos es el catarro en sí, ya que la temperatura no es más que un síntoma. Será el doctor quien nos indique si debemos emplear algún fármaco. Mientras, bastará que recurramos a métodos tradicionales, como el baño templado o las compresas húmedas, y darle líquidos.
Tampoco es síntoma de alarma, el que, pasada la fiebre, siga sin ganas de comer, pues la infección puede afectarle ahora al estómago. En pocos días volverá a reclamar su alimento pero, mientras, tendremos que contentarnos con darle alimentos ligeros.


Cristina Álvarez.Revista Hacer Familia. www.edicionespalabra.es



» http://www.edufam.com/aeducar/doc1.asp?Id=355&Pg=BEBÉS


Datos del Autor
Escribir al Autor
Agregar Comentario
Rankear este Aviso
Estadísticas

» pj


Tecnologia Rie.cl V2010