Teatro de la Zarzuela Ballet Nacional de España, Compañía Nacional de Danza, Ju
Teatro de la Zarzuela de Madrid Temporada 2005 - 2006...
El Teatro de la Zarzuela podría cambiar su nombre por el de teatro “de la danza”. Y decimos bien, no estamos confundiendo los términos. Por lo menos si nos atenemos al número de producciones presentadas, el coliseo de la calle Jovellanos exhibirá durante la próxima temporada cinco montajes de ballet distintos a cargo de cuatro compañías ( Ballet Nacional de España, Compañía Nacional de Danza, Julio Bocca Ballet Argentino y Ángel Corella & Stars American Ballet) más una gala extraordinaria en homenaje a Antonio Gades. Frente a eso sólo habrá cuatro producciones de zarzuela y una de ópera, eso sí, más días en cartel que la danza.

El prólogo de la temporada lírica –que en lo que a zarzuela se refiere tristemente no empezará hasta el mes de diciembre– lo pone en septiembre un programa doble de extraordinario interés: la ópera La Voix Humaine de Francis Poulenc frente a la obra de teatro de Jean Cocteau en que se basa esa ópera (en una nueva versión castellana a cargo de Luis Antonio de Villena). Gerardo Vera, presente en la rueda de prensa de presentación de la temporada y responsable de la dirección de escena de ambas obras, resaltó la calidad del texto de Villena, que recupera muchos valores que la traducción hasta ahora vigente perdía. Además destacó cómo un proyecto de esta envergadura sólo puede salir a flote con unos protagonistas de altura; en este sentido la soprano inglesa Felicity Lott y la actriz argentina Cecilia Roth suponen un reparto de excepción.

Nos adentramos ya en el análisis de la programación de zarzuela, que sigue la tónica de las temporadas anteriores: tres estrenos y una reposición de una producción exitosa. El primer estreno supone en palabras de Luis Olmos un “prólogo” a la celebración del ciento cincuenta aniversario del teatro; y es que la indiscutible cualidad de obra maestra hace de La verbena de la Paloma uno de los grandes hitos de la historia de la zarzuela que se van a ir repasando durante las dos próximas temporadas. La obra se presentará sóla pero antecedida de un prólogo a cargo de Bernardo Sánchez. Seguimos con la reposición de El barberillo de Lavapiés en la producción de 1998 dirigida por Calixto Bieito; obra y montaje justifican sobradamente su vuelta al escenario de La Zarzuela. Le toca después el turno a La tabernera del puerto que según el director del teatro –que también se encargará de dirigirla escénicamente– “hacía mucho tiempo que no pisaba estas tablas”. Por último se cierra la temporada con uno de los programas dobles de género chico por excelencia: La boda y El baile de Luis Alonso con la “refrescante” dirección de escena –Olmos dixit – de Santiago Sánchez.

El resto de la temporada lo completan los ciclos habituales (nueve recitales del Ciclo de Lied ; dos espectáculos del Festival de Otoño y el concierto-proyección) y una novedad (el ciclo de jóvenes intérpretes de piano, que viene del Auditorio Nacional). Además siguen pronunciándose las conferencias divulgativas sobre las obras que componen la temporada lírica, siempre a cargo de auténticas autoridades sobre la materia, aunque se reduce el número de matinés infantiles o familiares.

Si la temporada se quedara en esto tendríamos que constatar nuestra decepción por comprobar que el teatro es incapaz de alcanzar una adecuada velocidad de crucero. Las producciones líricas que se hacen o reponen son auténticos referentes en cuanto al modo de hacer zarzuela, eso es indiscutible. Pero el escaso número de ellas impide al teatro una adecuada política programática donde se combine el culto al repertorio con el redescubrimiento de obras olvidadas pero de indudable calidad o donde se pueda ampliar el espectro de géneros por un lado a la ópera española y por otro a la opereta europea y americana, géneros colaterales con el zarzuelístico y de perfecto y necesario encaje en este teatro.

El anterior párrafo lo hemos comenzado con un condicional porque hay un atenuante que revaloriza la temporada: Su importante política de giras nacionales y una destacable salida al extranjero. Oviedo repite con cinco producciones como “segunda sede del teatro” y a la lista de espacios escénicos que reciben un montaje anual se une en esta ocasión el Auditorio de Murcia. México acogerá el programa doble de temática quijotesca estrenado este año, que se podrá ver tanto en Guadalajara como en el Festival Cervantino de Guanajuato. De este modo el teatro exhibirá en toda la temporada un total de nueve producciones de zarzuela y hará casi ciento cuarenta funciones.

Tenemos de confesar que hemos sentido una cierta decepción al comprobar cómo el sesquicentenario del teatro no ha sido razón de suficiente peso para haber propiciado una mayor presencia de la lírica española en la programación (tanto en el número de producciones como en el de funciones). De hecho esta temporada no presenta nada extraordinario (salvo el carácter antológico y por ello la calidad sobresaliente de las obras programadas). El Teatro de la Zarzuela deja escapar una oportunidad de oro para acabar de definir su carácter. ¿Sabrá retomarla en la siguiente temporada en la que en puridad se celebra el aniversario fundacional?


» http://www.zarzuela.net/ref/teatro0506_spa.htm


Datos del Autor
Escribir al Autor
Agregar Comentario
Rankear este Aviso
Estadísticas

» AAG


Tecnologia Rie.cl V2010